Adaptaciones

    Cuando pregunto si ha gustado una película basada en una novela, un cómic o lo que sea; y la respuesta es algo como “me gustó más el libro”, “se han inventado demasiadas cosas” u otras expresiones menos políticas referidas al producto audiovisual, no puedo evitar ignorar el criterio de dicha persona.

Vale que, por regla general, las adaptaciones de novelas (sobre todo en Hollywood) no suelen cumplir las expectativas ni tan siquiera como película, pero no se debe olvidar que el cine, como arte, tiene su propio lenguaje. No podemos simplemente traducir palabra a palabra en imagen, eso sería agotador y acabaría siendo una película soberanamente aburrida.

El cine, como arte, tiene sus propias reglas que se deben de respetar y cumplir a la hora de adaptar una obra literaria (el cómo saltarse estas reglas es otro tema). Entre otras cosas, es necesario traducir la acción de un libro, más abstracta y basada en los pensamientos (en general, hay libros con todo tipo de voces) a imagen. Por ejemplo, y aquí viene un pequeño spoiler de las primeras temporadas de Juego de Tronos. Cuando Jon encuentra el cuerno al otro lado del muro. En el libro, el cuerno lo encuentra su compañero Sam, que más tarde se lo regala. Este intercambio es innecesario para la serie, por lo que decidieron prescindir de las escenas que dieran lugar. Lo importante es que Jon acababa con el cuerno. Ya está.

El caso de la película del Lobo Estepario es otro ejemplo muy sonado. Aunque no he visto la película aún, si he leído la novela y dada la complejidad de la lectura su adaptación al cine es prácticamente imposible. Es una novela compleja, con múltiples lecturas, un grado de introspección del protagonista muy elevado y continuas reflexiones mentales del mismo, página tras página. La traducción en imagen de esto, si se hace tal cual, puede resultar en una bazofia de película.
Como es lógico, la película no cumplió las expectativas.

La adaptación es un producto difícil. Tanto el cine como la prosa, manejan personajes que rondan los tres niveles de conflicto de toda historia (Internos, personales y extrapersonales).

Todas las artes para contar historias reparten la acción en estos tres niveles, centrándose cada una en uno de ellos. La especialidad de la prosa es la dramatización de los conflictos interiores del personaje. El autor de novela es capaz de proyectar con facilidad los sentimientos y pensamientos de los personajes, utilizando la descripción y toda clase de figuras poéticas para representar estos conflictos, mientras que el conflicto personal queda delimitado al dialogo (conflictos con otros personajes).
Mientras que el teatro se centra en el conflicto personal con diálogos abundantes (a veces, incluso, se utiliza la poesía para lograr mayor dramatización) y otros recursos propios; el cine, posee la capacidad única de dramatizar como ninguno el conflicto extrapersonal, con imágenes vívidas del entorno y los personajes atrapados en él, en la sociedad. Te muestra los conflictos extra-personales, en unas pocas imágenes. El Señor de los Anillos ahorra miles de palabras con sus conseguidos escenarios y sus elaborados efectos especiales. Blade Runner, con unas pocas imágenes plantea toda una ambientación.

Para expresar el conflicto personal el cine debe de utilizar un dialogo sencillo y verbal, alejados de las florituras artísticas empleadas en el teatro. Su capacidad está en la comunicación no verbal: los primeros planos, la iluminación y la angulación de la cámara, así como sus movimientos; los gestos y las expresiones faciales de los actores, etc.
El conflicto interno se expresa a través del subtexto, los sentimientos y la información oculta en los planos, los comportamientos, los diálogos; lo que se insinúa. Pero no llega a los niveles a los que puede llegar la novela.

En resumen, y como subraya Robert McKee en su libro El Guión, “Cuanto más pura sea la novela, cuanto más pura sea la obra de teatro, peor será la película”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s